História

 

    Somos la Congregación de DOMINICAS DE LA ENSEÑANZA DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN.

    Nuestro carisma dominicano es el de la predicación: EVANGELIZAR EDUCANDO. Nos dedicamos a la educación desde 1597, comenzando en el beaterio de Pamplona.

    El decreto de aprobación como Congregación, no llegó hasta el 8 de diciembre de 1954, en ese momento estaba formada por tres casas:  las dos de Pamplona (C/Jarauta y C/ Arrieta) y la casa filial de “Santa Rosa” en Villarrubia de los Ojos (Ciudad Real, 1951).

    Uno de los rasgos que nos han definido a lo largo de la historia es el ser unas mujeres emprendedoras e innovadoras (las hermanas crearon en Pamplona la primera escuela pública para mujeres). Una dominica de la enseñanza de la Inmaculada Concepción es una mujer compasiva, solidaria, atenta, sencilla, contemplativa, acogedora, alegre, sincera, confiada, cordial, serena, desprendida, universal, entregada, festiva….

    Vivimos la Misión sin fronteras, inmersas en la sociedad y atentas a todo lo que pasa en la iglesia y el mundo para poder responder a los signos de los tiempos y realizar la misión de la educación-evangelización desde la realidad que interpela a buscar nuevos caminos.

    Nuestra labor es la predicación al estilo de Domingo de Guzmán. Acudimos en todo momento a su espíritu de oración, a su intrepidez pastoral, a su confianza en los hermanos, a la sencillez, a la pobreza presente en su vida y misión, y a su sensibilidad ante los problemas del hombre y de la mujer.

    El ser educadora siempre y en toda circunstancia, es un rasgo que ha caracterizado a las hermanas. El ser creativas en la misión nos ha llevado a ser buscadoras y a vivir en renovación constante. Actualmente se está realizando proyectos de calidad total en todos los centros.

    Como dominicas, somos sensibles a la verdad y por eso asumimos la tarea de despertar en la infancia y juventud la búsqueda de la misma. Mediante el estudio descubrimos y saboreamos, primeramente en nuestro corazón, la sabiduría de Dios y nos preparamos para la misión. Por tradición de la Orden, las hermanas estamos llamadas al estudio asiduo que alimenta la contemplación y nos ayuda a vivir con más fidelidad los consejos evangélicos. El estudio es una experiencia positiva de encuentro con la Verdad que enriquece la vida comunitaria, y favorece las relaciones interpersonales y el diálogo comunitario.

    Nuestra razón de ser es la tarea educativa, y la llevamos a cabo desde un estilo abierto, acogedor, sencillo, alegre y de trato personal. En nuestros centros se fomenta el clima de diálogo y respeto, de apertura a todas las clases sociales, con atención preferente a los alumnos y alumnas con más carencias o dificultades.

    Uno de nuestros objetivos es que nuestros niños y adolescentes, sean capaces de integrarse en la sociedad con aptitudes y actitudes responsables y con capacidad de transmitir los valores adquiridos. Promoviendo en ellos la adquisición de técnicas de aprendizaje que les ayuden a progresar de forma autónoma haciendo así más real y efectiva la igualdad de oportunidades. Nuestra misión se favorece mediante una relación de proximidad y comunicación con las familias a través de la cooperación entre padres, madres y educadores.

    La mejora continua  forma parte de nuestra forma de nuestra visión educativa.

“ Queremos hacer de nuestros centros, escuelas profundamente humanas, donde se tiene en cuenta a toda la persona y a todas las personas: promovemos la formación integral de los alumnos en su aspecto personal, social y trascendente”

 

Actualmente hay 24 comunidades:

  • 15 comunidades en España, repartidas entre Pamplona, Barcelona, Madrid, Vallirana,  Vic, Tarragona, Aranda de Duero, Villarrubia de los Ojos, y Tomelloso.

  • 7 comunidades en América: Ecuador y Bolivia.

  • 2 comunidades en Mozambique.

.

Visitar webs

VILLARUBIA DE LOS OJOS

VALLIRANA

PAMPLONA

BARCELONA

VIC

TARRAGONA

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto